sábado, 1 de noviembre de 2014

BDSM vs. VIOLENCIA.


  Me he encontrado con que muchas personas catalogan al BDSM y a las personas que lo practicamos como violentos y es por eso que sin hacer mucho trabajo de investigación y recurriendo a las páginas convencionales a las que recurrimos en el medio cibernético he tomado las definiciones de BDSM y de violencia de la página de Wikipedia para poder realizar una clara diferencia entre una y otra:

  La violencia es el tipo de interacción humana que se manifiesta en aquellas conductas o situaciones que, de forma deliberada, aprendida o imitada, provocan o amenazan con hacer daño o sometimiento grave (físico, sexual, verbal o psicológico) a un individuo o a una colectividad; o los afectan de tal manera que limitan sus potencialidades presentes o las futuras. Puede producirse a través de acciones y lenguajes, pero también de silencios e inacciones.

  Es desctacable también el daño (en forma de desconfianza o miedo) sobre el que se construyen las relaciones interpersonales, pues está en el origen de los problemas en las relaciones grupales, bajo formas como polarización, el resentimiento, el odio, etc., que, a su vez, perjudica las redes sociales y de comunidad. La violencia puede manifestarse también como una amenaza sostenida y duradera, causante de daños psicológicos quienes la padecen y con repercusiones negativas en la sociedad.

  Es un comportamiento deliberado, que provoca, o puede provocar, daños físicos o psicológicos a otros seres, y se asocia, aunque no necesariamente, con la agresión física, ya que también puede ser psicológica, emocional o política, a través de amenazas, ofensas o acciones.

  Por norma general, se considera violenta a la persona irrazonable, que se niega a dialogar y se obstina en actuar pese a quien pese, y caiga quien caiga. Suele ser de carácter dominantemente egoísta, sin ningún ejercicio de la empatía. Todo lo que viola lo razonable es susceptible de ser catalogado como violento si se impone por la fuerza.

  El trastorno de personalidad antisocial es una condición psiquiátrica que causa un patrón en curso de manipular a otras personas y violar sus derechos. Las personas con este trastorno no siguen las normas de la sociedad y con frecuencia rompen la ley. Es característico que las personas con este diagnóstico sean completamente indiferentes a los sentimientos y al dolor ajenos, y que muestren un patrón profundo de falta de remordimientos junto con decisiones irresponsables.
Síntomas 
Síntomas comunes de trastorno de personalidad antisocial incluyen:

·         Romper la ley repetidamente
·         Falsedad, mentir repetidamente
·         Impulsividad (p. ej., imposibilidad de planificar con antelación)
·         Irritabilidad y agresividad (p. ej., peleas físicas repetidas)
·         Indiferencia por la seguridad de sí mismo y de otras personas
·         Irresponsabilidad (p. ej., con respecto al trabajo, la familia, las finanzas)
·         Falta de culpa sobre lastimar a otras personas
·         Incapacidad de sentir simpatía o empatía por otras personas
·         Falta de preocupación por consecuencias de acciones/comportamiento
·       Incapacidad de aprender por experiencia, modificar comportamiento con base en resultados pasados o resultados futuros predichos
·         Intimidación o crueldad hacia animales y/u otros humanos
·         Destrucción de propiedad

  Las personas con trastorno de la personalidad antisocial suelen presentar trastornos por abuso de drogas y problemas legales y, a veces, presentan trastornos de depresión , ansiedad o déficit de atención con hiperactividad .

  BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla formada con las iniciales de las siguientes palabras: Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo. Abarca, por tanto, a una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas.

  A veces, en el habla cotidiana, se utilizan las expresiones "sado" o "sadomasoquismo" para referirse al BDSM, aunque ambos términos resultan equívocos, en parte por tratarse de palabras creadas por la psiquiatría para definir enfermedades mentales y en parte, porque las prácticas abarcadas por el BDSM son variadas y admiten gran cantidad de manifestaciones diferentes.

  Como práctica erótica el BDSM se apoya siempre en el consenso de los participantes y se distingue radicalmente del sadismo criminal.

  La comunidad internacional vinculada al BDSM viene poniendo especial énfasis en que las prácticas sean SSC, es decir, Safe, Sane and Consensual (seguro, sensato y consensuado)
  • Seguras, en cuanto al conocimiento necesario sobre su desarrollo y sobre el material usado, así como sobre la prevención de riesgos.
  • Sensatas, en cuanto a la capacidad razonable de decisión por parte de los actores, no alterada por drogas o bebidas y acorde con la experiencia de cada participante, sabiendo diferenciar fantasía y realidad.
  • Consensuadas, en cuanto a que los participantes estén de acuerdo sobre la forma e intensidad con la que se realicen, e igualmente que dicho acuerdo pueda rescindirse en cualquier momento.
  Rack es el acrónimo de Risk Aware Consensual Kink, que viene siendo traducido en la comunidad hispanoparlante como riesgo asumido y consensuado para prácticas de sexualidad alternativa (o no convencional): racsa. El racsa pone los acentos en la responsabilidad propia de los participantes en una actividad BDSM, responsabilidad informada y consensuada para evaluar y asumir los riesgos de dicha actividad.

  Como podemos leer, las diferencias son muy claras, o por lo menos, para mí lo son.
  
  La violencia es ejercida por personas que no saben controlarse, que su objetivo es dañar sin importar la magnitud, que una de las partes es forzada  a someterse a las acciones de la otra persona y en muchos casos sin poder detener la escena.

  Mientras que en el BDSM, lo primero que he aprendido es que tanto Dominantes como sumisos deben tener algo imprescindible: control.
   
  Me fascina una frase que mi Amo-Tutor menciona en su texto 100 DUDAS DE UNA APRENDIZ DE SUMISA (http://elfarosm.blogspot.mx/2013/02/100-dudas-de-una-aprendiz-de-sumisa_25.html duda 79)  en donde cita: “Antes de Dominar a nadie, la primera persona a la que un Amo debe Dominar es a sí mismo.”  
  
  Creo que por la parte sumisa corresponde lo mismo, control en nuestros pensamientos, deseos, palabras, acciones, emociones. Una relación involucra todos estos aspectos y lo que buscamos es satisfacción y no sólo en el ámbito sexual, también en el personal y en el emocional.
  
La violencia limita el potencial de las personas, mientras que en el BDSM buscamos la superación por medio de la entrega voluntaria de nuestro ser, es decir, tu Amo o Dominante siempre estará al pendiente de ti, de tus reacciones, de tus pensamientos, de tus logros y de tus fallos, buscará la forma de que te sientas segura y con la confianza suficiente para que le permitas apoyarte a crecer en los ámbitos en los que previamente han pactado, el BDSM no es solamente sexual, encontrando un buen Amo te ayudará a superarte en los ámbitos que tú le permitas, inclusive laboral o familiarmente; la violencia difícilmente acarrea consecuencias positivas.

  Las sesiones de D/s pueden detenerse en el momento en que una de las partes sienta o crea que se puede salir de control, en el momento en que ya no te sientes segura, en el momento en que te han lastimado más de lo que podías tolerar, es cierto que no todo es miel sobre hojuelas, pero nosotros podemos detenerlo, en nuestro ámbito recurrimos a lo que llamamos palabra de seguridad, que es una palabra que con tan sólo decirla basta para que lo que se esté haciendo en ese momento cese, la pacta cada pareja (rojo, stop, pirul, tango, una palabra que ambos recuerden y que no deje lugar a dudas de que lo que se desea es detener lo que está sucediendo). En una relación violenta o abusiva eso no ocurre, el agresor seguirá con su cometido hasta que quede satisfecho o haya causado un daño que no había previsto.

  ¿Qué diferencia hay entre BDSM y sadomasoquismo enfermizo? Una simple palabra: CONSENSUADO. Así es, puede haber muchos masoquista y sádicos que van provocando situaciones para lograr satisfacer este gusto, pero nosotros lo pactamos, sabemos y establecemos los parámetros de la relación, decidimos cómo y por qué, no vamos provocando a nuestra pareja sin que ella sepa lo que deseamos.

  Si no nos sentimos a gusto con una práctica, sólo es suficiente expresarlo para que no se vuelva a hacer y tenemos claro que nuestras prácticas conllevan un riesgo, el cual o aceptamos o declinamos. La persona violenta no mide consecuencias ni propias ni ajenas, se pierde en su ira y en sus emociones y las consecuencias pueden ser graves.

  Ahora bien, después de leer algunas otras definiciones de sadomasoquismo y de sadismo creo que el término está mal empleado, ya que la mayoría de los autores hace clara referencia a la excitación sexual por el empleo del dolor o la humillación, sin embargo, usamos el término para referirnos a las acciones que son en extremo crueles o violentas y a las personas que las ejercen como sádicos y muchas veces estas personas al realizar dichos actos no experimentan una satisfacción o excitación sexual, es por eso que me permití incluir el término trastorno de la personalidad antisocial, que en mi particular punto de vista se acerca más a la definición de lo que hoy en día denominamos  sádico.

  No soy psicóloga ni tengo un conocimiento amplio del tema, ni pretendo que lo que escribo sea tomado como ley, en el encabezado de mi blog expreso que lo que escribo es únicamente mi muy particular y humilde punto de vista, son mis experiencias, mis dudas y algunas fantasías.

  Sobre el tema hay mucho que decir, ojalá me compartan sus puntos de vista, experiencias, opiniones o conocimientos, que siempre son enriquecedores para cualquier persona.

Un cordial saludo.
natalia.


2 comentarios:

El Faro dijo...

Un artículo muy bien documentado y mejor expuesto por mi tutelada natalia. Es muy importante que en la comunidad BDSM diferenciemos bien entre lo que es sadismo/masoquismo erótico del que es enfermizo (natalia lo llama "trastorno de la personalidad antisocial").
Éste es el punto en el que hay mayor confusión para la sociedad vainilla con respecto a nuestro mundo. Un punto que mi tutelada ha dejado claro y además de una manera muy didáctica.

Natalia Estrada dijo...

Mi Señor, muchas gracias por sus palabras, me ha parecido importante exponer las diferencias que he podido distinguir en el tiempo que he ido conociendo más sobre este estilo de vida que me gusta tanto, en el que Vd. me ha guiado tan placenteramente y me ha enseñado muchas cosas y así compartirlo con las personas que se interesen para que por ellos mismos constaten que no estamos enfermos en contraposición de algunas otras personas que sin practicar BDSM sí lo están y que en mi opinión los conceptos están mal empleados. Un honor recibir, como siempre, sus palabras de apoyo, gracias Mi Señor.